Inicio

MISERICORDIA, VOCACIÓN DE LOS CONSAGRADOS Y CONSAGRADAS

La vocación a la vida consagrada es de pura Misericordia. Somos consagrados y consagradas, no porque lo merecemos, sino, porque Jesucristo nos llamó y nos escogió por iniciativa suya y, por su mirada misericordiosa se fijó en nosotros.  Por Misericordia, Jesús eligió a Mateo para que hiciera parte de su discipulado. Por su Misericordia escogió a los consagrados y consagradas para que fuéramos testigos e instrumentos de misericordia y consolación entre muchos hombres y mujeres agobiados de varias circunstancias de la vida.

Leer más... 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA VOCACIÓN DEL HOMBRE ES UNA SOLA: EL AMOR 

Es el caso de la homosexualidad, tema ante el cual había una opinión clara, que poco a poco se ha ido diluyendo ante la oleada de ideologías que pretenden imponer la visión de una minoría sobre el total de la sociedad... La Iglesia no se opone a la homosexualidad, como algunos medios de comunicación han planteado, ni por un conservadurismo que la hace aferrarse neciamente a tradiciones arcaicas, ni porque odie a los homosexuales.

Leer más... 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOMILÍAS

DOMINGO V DE TIEMPO ORDINARIO CICLO C

CUANDO TE INVOCAMOS, SEÑOR, NOS ESCUCHASTE

El evangelista san Lucas nos recuerda que «rememos mar adentro y echemos las redes para pescar» y, aunque las redes salgan vacías, no nos desanimemos sino que lo intentemos una y otra vez.

DOMINGO IV DE TIEMPO ORDINARIO CICLO C

¡RECHAZAR O ACEPTAR!

Dos palabras totalmente distintas: “rechazar” o “aceptar”. Las dos tienen consecuencias muy diferentes. La primera se opone totalmente a un modo de pensar y actuar. La segunda asiente y admite con todo lo que conlleva una manera de vivir.

DOMINGO III DE TIEMPO ORDINARIO CICLO C

TÚ TIENES, SEÑOR, PALABRAS DE VIDA ETERNA

En este contexto, hoy tercer domingo del tiempo ordinario, la Iglesia concluye el octavario de oración por la unidad de los cristianos, ya esto es lo que Jesús nos pide: “Que todos seamos uno, como Él y el Padre son uno” (Jn 7,21).

DOMINGO II DE TIEMPO ORDINARIO CICLO C

«Tú has guardado el vino bueno hasta ahora»

Iniciamos el tiempo ordinario con esta página bellísima del Evangelio de san Juan, el escritor de los símbolos. Juan se refiere a las obras de Jesús no como milagros, sino  como signos, es decir,  obras de Dios que sus discípulos tenemos que discernir e interpretar.

Seminario Conciliar de la Purísima

González Ortega # 10

C.P. 98600, Col. Centro

Guadalupe, Zac.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.