Inicio

145 AÑOS DE NUESTRO SEMINARIO

Cuántos seminaristas, cuántos sacerdotes han pasado por esta diócesis, por todos esos lugares donde ha estado nuestro Seminario; a todos aquellos, que viven en la eternidad y a todos los que aún pisan esta tierra, nuestro reconocimiento, agradecimiento, respeto y honor. Y hoy, 18 de octubre de 2014, en el Año Jubilar, nosotros estamos aquí, agradeciendo a Dios y a todos aquellos que han dado vida a nuestro Seminario.


Leer más...

 

 

 

 

 

MONTEZUMA, SEMILLERO DE SACERDOTES Y OBISPOS

Montezuma es un gran recuerdo para todos nosotros, no sólo para los sacerdotes que estuvieron ahí, ya que todos hemos recibido, aunque sea indirectamente, los frutos de este semillero, que aunque lejos de nuestra tierra, dio fruto abundante para la diócesis de Zacatecas y también para toda la república, ya que de Montezuma han salido varios miles de sacerdotes y numerosos obispos.


Leer más...

 

 

 

 

 

CRÓNICA DE LOS FESTEJOS POR LOS 145 AÑOS

Los días 15, 16, 17 y 18 de octubre adquirieron un tinte especial al ser el tiempo para celebrar la fidelidad del Seminario para con Dios, la Iglesia y a la misión que le ha encomendado: formar pastores a imagen del Buen Pastor. He aquí una reseña de lo realizado en dos de estas jornadas.


Leer más...

 

 

 

 

 

 

CONFERENCIA DE LA HISTORIA DEL SEMINARIO

Hace unos años, el Padre José Juan Padilla Trueva dictó una conferencia sobre la historia del Seminario, la cual queremos traer a colación en el contexto del 145 aniversario de su apertura. El exponente dio inicio a su intervención citando al Canónigo Vela “quiero prender en los muros de mi Alma Mater la prenda de flor de mi gratitud en estos benditos muros”.

Leer más...

El Seminario se une ¿y tú?

HOMILÍAS

DOMINGO MUNDIAL DE LAS MISIONES

«Vayan y hagan discípulos a todas las gentes»

Como cada año la Iglesia nos da la oportunidad de celebrar el Domingo mundial de las misiones, como una oportunidad para recordar algo que es esencial en la vida de cada cristiano y de cada comunidad: anunciar el Evangelio de Jesucristo a todo el mundo, atendiendo al mandato del mismo Señor resucitado.

DOMINGO XXVII DE TIEMPO ORDINARIO

“Yo los he elegido del mundo, dice el Señor, para que vayan y den fruto, y su futo permanezca”

Queridos hermanos, la parábola que nos presenta el evangelista san Juan, forma parte del grupo llamado “las parábolas de la viña”, que ya escuchamos en esta proclamación y en los dos domingos anteriores: la parábola de “los jornaleros de la viña” (Jn 20, 1-16), la parábola de “los dos hijos enviados a trabajar en la viña” (Jn 21, 28-32) y la parábola de “los viñadores homicidas” (Jn 21, 33-43). 

DOMINGO XXVI DE TIEMPO ORDINARIO

«Cuando el malvado se convierte de la maldad que hizo y practica el derecho y la justicia, él mismo salva su vida»

La parábola de los dos hijos muestra dos actitudes opuestas en la relación con Dios. El que dice “voy” y no va representa a quienes se consideran buenos pero dicen y no hacen (Mateo 23, 2-4). El otro hijo, que dice al principio “no quiero ir”, pero luego recapacita y atiende el llamado de su padre, representa a quienes se reconocen necesitados de salvación, como lo son los publicanos o recaudadores de impuestos del imperio romano y las prostitutas que venden sus cuerpos en el mercado del sexo, y al reconocer su necesidad de ser salvados y disponerse a cambiar de conducta, son acogidos por la misericordia de Dios.

Seminario Conciliar de la Purísima

González Ortega # 10

C.P. 98600, Col. Centro

Guadalupe, Zac.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.